Antonio Luque, miembro de la Academia Rusa de Ciencias

Antonio Luque es Dr. Ingeniero de Telecomunicación y Catedrático de Tecnología Electrónica de la UPM desde 1970. En 1979 fundó el Instituto de Energía Solar, que ha dirigido durante tres décadas. Su actividad científica se centra casi exclusivamente en la conversión fotovoltaica de la energía solar. En 1981 funda la compañía ISOFOTÓN para la fabricación y comercialización de la célula solar bifacial que inventara en 1976, y que en el año 2000 lideraba el mercado mundial. Posteriormente Antonio Luque centró sus investigaciones en el desarrollo de los concentradores fotovoltaicos, produciendo junto con sus colaboradores la primera monografía sobre el tema en 1989. Más recientemente, Luque y sus colaboradores han propuesto la Célula Solar de Banda Intermedia –concepto que podría llegar a acabar con las limitaciones fundamentales de eficiencia de las células solares– en cuyo desarrollo y demostración trabajan actualmente de forma experimental. Otra de sus líneas de investigación actuales es la purificación del silicio.

Cuenta en su haber con más de 250 publicaciones en medios científicos, así como varios libros. Es autor de 15 patentes, la mitad de ellas en explotación.

Ha obtenido, entre otros, el Premio Nacional de Investigación Tecnológica “Leonardo Torres Quevedo” en 1989, el Premio Nacional de Investigación “Juan de la Cierva” de Transferencia de Tecnología en 2003, ambos concedidos por el Rey de España cada 2 años, el Premio Alexander-Edmond Becquerel a la investigación fotovoltaica, concedido por la Comisión Europea en 1992, el Rey Jaime I a la Protección del Medio Ambiente, de manos del Príncipe de Asturias en 1999, y el premio William Cherry de investigación fotovoltaica que otorga el IEEE en 2006. Es Doctor Honoris Causa por las Universidades de Jaén y Carlos III de Madrid, y Miembro de la Real Academia de Ingeniería.

Academia Rusa de Ciencias

Fundada por Pedro el Grande, esta prestigiosa institución cuenta con cerca de 250 miembros extranjeros que configuran sus 11 líneas científicas; 14 centros regionales y tres territoriales, así como un elevado número de comisiones, comités y consejos.

La Academia Rusa de Ciencias (RAS) está compuesta por la Academia Rusa Nacional y las diversas instituciones de investigación científica existentes en la Federación Rusa. La completan unidades científicas y sociales tales como bibliotecas, editoriales y hospitales. Con sede administrativa en Moscú e histórica en San Petersburgo, la Academia ha sido catalogada como organización civil, autónoma y no comercial por el Gobierno de Rusia. En ella, los miembros de la RAS se complementan con científicos de plantilla de los diversos centros.

Se contemplan tres formas de participación en la Academia Rusa de ciencias: Académicos, Miembros Correspondientes y Miembros Extranjeros. Si bien es requisito indispensable ser ciudadano ruso para entrar a formar parte de alguna de las dos primeras categorías, algunos de los Académicos y Miembros Correspondientes elegidos antes de la caída de la URSS no poseen en la actualidad dicha nacionalidad. La elección de un miembro de la RAS se basa en sus contribuciones científicas y aporta gran prestigio. Durante los años 2005-2007 el número de Académicos y Miembros correspondientes asciende a unos 500 en cada categoría.

English version

Miércoles, 18 Enero, 2012
La RAI en los medios