Arte, ingenio, ciencia y técnica en los proyectos aeroespaciales

 

Discurso de ingreso del Excmo. Sr. D. José Luis López Ruiz

Leído en el acto de su recepción pública el 23 de marzo de 2004

Contestación del académico Excmo. Sr. D.Amable Liñán Martínez

 

El arte, el ingenio, la ciencia y la técnica son cuatro elementos siempre presentes en los proyectos aeroespaciales. El tema del discurso analiza estos aspectos con alusión a algunos casos vividos por el académico electo durante su vida profesional. También considera la formación de los ingenieros que debe tener en cuenta esta realidad.

 

El arte, predecesor y compañero, se plasma en esculturas aladas y leyendas del vuelo humano, en pinturas más o menos realistas, en la filatelia y en la fotografía artística. También aparece en fenómenos naturales como la mezcla del chorro de un turborreactor con la atmósfera o la vista de la Tierra desde la Luna. Está presente en la música y en la literatura con relatos de fantasía o reales. Pero donde aparece con un sentido utilitario es en la arquitectura aeroportuaria de edificios terminales, torres de control y entornos, siempre condicionado por las exigencias técnicas de las aeronaves que van a operar en los aeropuertos.

 

El ingenio es la fuente de ideas que ha acompañado a todo el desarrollo aeroespacial. Una muestra de este ingenio puede ser la introducción de la teoría de cantidad de movimiento modificada, aplicable a elementos sustentadores y propulsores, que evita los problemas matemáticos asociados a la teoría de cantidad de movimiento en determinadas circunstancias, y ajusta mejor la realidad física que trata de representar. Cuando se completa con un diagrama universal de potencia necesaria para vuelo horizontal de los helicópteros se obtiene una herramienta muy útil para la estimación y comparación de actuaciones de los mismos.

 

La ciencia es la verdadera garantía de progreso ya que es el conocimiento cierto de las cosas por sus principios y causas. La técnica aeroespacial ha exigido con frecuencia el desarrollo de la ciencia, incluso con la aparición de ciencias nuevas, y ha sacado buen partido de la ya existente. Un caso de desarrollo científico ha sido la aplicación de la transformación de Hilbert a la resolución del problema de determinar las fuerzas que actúan sobre un perfil aerodinámico así como el problema inverso. Este procedimiento se aplicó a la generación de los perfiles de ala de varios aviones tales como el C.212, el C.401 y el C.101 con excelentes resultados y es una transformación integral que precisa de condiciones adicionales para la determinación unívoca de las transformadas inversas.

 

La técnica, impulsora de realidades, es la responsable final de los ingenios aeroespaciales que han ido apareciendo durante todo este siglo de existencia de la Aeronáutica, y su natural prolongación la Astronáutica. Técnica puesta de manifiesto en el desarrollo del proyecto del avión STOL C.401 con el que se pretendía obtener una capacidad de operación en campos de pequeña longitud. Para ello la velocidad de pérdida debía ser muy baja, lo que se conseguía con un ala soplada por la estela de las hélices. El control, en caso de fallo de motor a velocidad pequeña, era complicado y se acudió a un enlace eléctrico entre motores para garantizar siempre la simetría de propulsión. El avión no llegó a volar pero dejó un buen substrato técnico para futuros desarrollos como el CN.235.

 

La formación de ingenieros es una tarea esencial para la continuidad  de nuestra actividad. La escultura de Anna Huntington “Los portadores de la antorcha” es un buen símbolo de esta necesidad. Puede representarse por el triángulo cuyos lados son: Profesorado, alumnado y planes de estudios. Los tres son esenciales pero lo fundamental es el profesorado. Los buenos profesores seleccionan y motivan a los buenos alumnos y son capaces de elaborar buenos planes de estudios. En la selección de alumnos hay que valorar mejor su vocación y su capacidad para asimilar los estudios de su formación ingenieril. En los planes de estudio deben estar presentes asignaturas que garanticen la adquisición de conocimientos artísticos, científicos y técnicos, así como el estímulo del ingenio. A la edad en la que se cursan estos estudios la componente fundamental debe ser científica.

 

El futuro de la Aeronáutica y de la Astronáutica es difícil de predecir ya que pueden aparecer ideas nuevas que produzcan un salto importante en las capacidades técnicas. Las aeronaves sin piloto humano a bordo extenderán su campo de aplicación. Las aeronaves de transporte comercial continuarán su progreso en eficacia y reducción de contaminación y el transporte supersónico volverá a ocupar su lugar. Aeronaves convertibles, combinando las ventajas de las alas fijas y de las giratorias, entrarán a formar parte del inventario del parque aeronáutico Los vehículos transatmosféricos facilitarán los viajes a estaciones satélites de la tierra y a bases en la Luna y en Marte.

 

La función de la ingeniería es contribuir al progreso y bienestar de la humanidad. Sobre la Puerta de Moncloa hay una cuadriga que puede representar a la Ingeniería, arrastrada por los cuatro corceles del Arte, el Ingenio, la Ciencia y la Técnica, triunfadora sobre esa otra cuadriga que arrastran los cuatro caballos del Apocalipsis: El Hambre, la Peste, la Guerra y la Muerte. Los ingenieros que hemos sido honrados con la designación como académicos tenemos una especial responsabilidad en ello.

 

Arte, ingenio, ciencia y técnica en los proyectos aeroespaciales

Autor: José Luis López Ruiz

Ed. Real Academia de Ingeniería

Año 2004

ISBN: 84-95662-22-1

Nº de páginas: 54

Rústica

 

Arte, ingenio, ciencia y técnica en los proyectos aeroespaciales
84-95662-22-1