La cebada, mucho más que cerveza y pienso

 

Discurso de Ingreso del Excmo. Sr. D. Ignacio Romagosa Clariana

Leído en el acto de su recepción pública el 24 de septiembre de 2019

Contestación del académico Excmo. Sr. D. Elías Fereres Castiel

 

El reto de la agricultura moderna es alcanzar una auténtica intensificación sostenible, mediante la conjunción de su vertiente más tradicional con las nuevas tecnologías de la información, de la ciencia de datos, de la inteligencia artificial, de los sensores terrestres y espaciales y de todas las herramientas moleculares, particularmente genómicas, disponibles. Esto es, en su conjunto, ingeniería en su estado más puro.

 

Según ha comentado el autor en muchas ocasiones, "nunca en la historia de la humanidad hemos tenido acceso a tanta comida y de tanta calidad". En los últimos decenios, la agricultura ha sido víctima de su propio éxito, abandonando la posición privilegiada que tradicionalmente ocupaba en la escala social. Damos por supuesto que la agricultura sea capaz de suministrar, sin apenas esfuerzos, alimentos para toda la población y, por ello la sociedad ha dejado de valorar su actividad. Hemos pasado del reconocimiento social al cuestionamiento creciente.

 

Hoy probablemente escuchamos más alusiones a la contaminación que la agricultura provoca, a la falta de seguridad de los alimentos y a la pérdida de la biodiversidad, que a su papel fundamental para abastecer de alimentos a toda la humanidad. En los últimos años, ciertos sectores sociales están trasladando a la opinión pública una falsa sensación de riesgo hacia el medio ambiente y para la salud de los consumidores asociando el riesgo a una agricultura industrializada, en contraposición con una agricultura tradicional o ecológica que, sin ningún tipo de análisis objetivo, suponen (erróneamente) más adecuada para resolver los retos planetarios a los que nos enfrentamos. Sin embargo, frente a este debate hay unos hechos irrefutables. Si analizamos el incremento de la población mundial en relación con el incremento de la producción agrícola en los últimos 60 años, constatamos que la población se ha multiplicado casi por 2,5, mientras que la producción de cereales, así como de muchos otros cultivos, por 4. Gracias a las nuevas tecnologías se sigue superando el reto demográfico y así debería seguir sucediendo en los próximos decenios.

 

El reto actual de la agricultura es asegurar la sostenibilidad, siendo conscientes que en el próximo medio siglo tenemos que producir tanto como en los diez mil años precedentes. También deberemos preocuparnos de la mejora de la resiliencia de los cultivos en un escenario incuestionable de cambio climático.

 

Pero, más alla de profundizar detalladamente en los logros pasados, perspectivas y oportunidades futuras de la agricultura en general, o de la mejora genética vegetal, en particular, Ignacio Romagosa procede a centrar su intervención en un cultivo concreto como es la cebada, Hordeum vulgare L. Cultivo infravalorado por muchos, olvidado para ciertos usos y al que ha dedicado la mayor parte de su vida profesional, de forma que podamos apreciar el enorme interés que los cultivos agrícolas, y como consecuencia la ingeniería agronómica, presentan actualmente para la sociedad.

 

La cebada, mucho más que cerveza y pienso

D. Ignacio Romagosa Clariana

Ed. Real Academia de Ingeniería

Año 2019

ISBN: 978-84-95662-68-2

Nº de páginas: 54

Rústica

La cebada, mucho más que cerveza y pienso