La ingeniería alimentaria en sus encrucijadas

 

Discurso de ingreso del Excmo. Sr. D. Jaime Conde Zurita

Leído en el acto de su recepción pública el 28 de octubre de 2008

Contestación del académico Excmo. Sr. D. Enrique Cerdá Olmedo

 

La ingeniería alimentaria se ocupa de la transformación de los alimentos naturales en productos alimentarios. Estos deben satisfacer las necesidades nutritivas humanas con calidad, seguridad y conveniencia. El ingeniero alimentario actúa en el marco de las empresas alimentarias, que constituyen en la mayoría de los países el primer subsector industrial en importancia económica.

 

El aumento sostenido de la población, derivado del progreso sanitario, y la búsqueda constante de una mayor eficiencia productiva, han llevado a un aumento en el tamaño de las industrias alimentarias, que han ido así alejándose de los consumidores finales de sus productos. Los mercados han ido jugando un papel creciente de intermediación, adquiriendo más y más importancia hasta  resultar en el triunfo de las sociedades de consumo, que han superado la estricta racionalidad técnica. Ante estos cambios el ingeniero alimentario tiene que encontrar una nueva racionalidad, que compatibilice lo técnicamente eficaz con lo psicológicamente deseable por los consumidores. Surgen nuevos marcos de referencia: lo útil no puede dejar de lado a lo estimulante, lo nutritivo tiene que venir acompañado de lo placentero. Las demandas de los consumidores se hacen cada vez más complejas y hasta contradictorias: se valoran más que nunca los alimentos naturales, pero también los nutraceúticos, próximos en artificialidad a los fármacos, porque unos y otros contribuyen a que se vayan cumpliendo las expectativas de una tercera edad saludable y llena de ganas de vivir. Estas demandas tan complejas refuerzan la predominancia de las marcas como referencias fundamentales para el consumidor y del marketing como constructor de las mismas.

 

En estas circunstancias, la generación continua de innovación se convierte en una obligación fundamental del ingeniero alimentario. Afortunadamente, la posibilidad de innovar se ve potenciada por el extraordinario desarrollo científico de nuestra época, que ha convertido buena parte de la técnica en lo que podría llamarse tecnociencia, expresada en los últimos siglos como una secuencia de revoluciones científicotécnicas que parece no tener fin. Hoy estamos situados en mitad de una revolución biotecnológica que fundamenta muchas de las posibilidades nuevas de la ingeniería alimentaria. Antes que oponerse frontalmente a este progreso, habrá que compatibilizarlo con otras premisas y obligaciones que también deben respetarse.

 

Por todo ello, la ingeniería alimentaria de nuestro tiempo tiene ante sí grandes desafíos. Al ingeniero alimentario se le exige hoy más que nunca la condición de optimizador eficaz, lo que demanda nuevos elementos en su formación, que debe huir de una especialización excesiva. Esta formación debería insertarse en un entorno académico interesado en problemas y perspectivas que superando los estrictamente alimentarios no dejen de estar relacionados con ellos, como son la mejora constante de la salud, la gestión de unos paisajes crecientemente humanizados, la sostenibilidad de los ecosistemas que nos rodean, y la extensión de los progresos técnicos en todas estas áreas a las sociedades más atrasadas.

 

La ingeniería alimentaria en sus encrucijadas

Autor: Jaime Conde Zurita

Ed. Real Academia de Ingeniería

Año 2008

ISBN 978-84-95662-25-5

Nº de páginas 75

Rústica

 

La ingeniería alimentaria en sus encrucijadas
978-84-95662-25-5