23 Estampas forestales. Bosques, montes e ingeniería de Montes

 

En el presente trabajo, José Alberto Pardos ha pretendido responder -sin duda parcialmente- a la cuestión planteada a través de sucintas descripciones de los Montes y sus recursos con la exposición de algunos conceptos básicos que determinan su gestión técnica. La pretensión incluye, o más bien es objetivo destacable, inclinar (convencer) a los presuntos lectores potenciales estudiantes de ingeniería u otra carrera universitaria relacionada específicamente con la naturaleza, de que su elección caiga en la Ingeniería de Montes. También, a todo lector curioso que se asome a su lectura, de la necesidad de una concienciación del respeto a los valores naturales y ayuda a la preservación de los montes en sus múltiples funciones y a la valoración de su gestión técnica. 

 

La información técnica y científica en que se sustenta el texto no ha surgido, obviamente, de los conocimientos del autor. Buena parte de ella se basa en la existente en los textos y publicaciones de índole diversa (no todas científicas) que figuran en la Bibliografía básica que acompaña a cada capítulo. A sus autores no se alude específicamente a lo largo del texto de los temas tratados, pues no se trata de mostrar el estado del arte de cada materia, obviamente inasequible para el autor sino de un compendio que proporcione una visión de conjunto de los Montes y su gestión técnica, sin duda incompleta, pero con pretendido rigor.

 

Tras una larga vida profesional, en buena parte estrechamente relacionada con materias vinculadas a las Ciencias Forestales en la gestión, la docencia y en la investigación, sí cabría atribuirme algunos conocimientos basados en la propia experiencia profesional y arropados por abundantes lecturas, y … “¡qué pena desaprovecharlos¡; pero… el profesor ya no es el dueño del saber sino un gestor formativo. Se afirma, repetidamente, como parte del efluvio de información derivado del internet de las cosas.

 

En todo caso, la atrevida incursión del autor al abordar esta tarea y redactar estas páginas, y no digamos al leer su encabezamiento, con tantos y variados temas de los que trata, podría justificarse refugiándose en la frase proverbial “la experiencia es la madre de la ciencia”; que hemos oído desde la infancia, y repetido en alguna ocasión; también, leída en palabras de Don Quijote: Paréceme Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la misma experiencia, madre de las ciencias todas. (Quijote I cap. 21)». Ciencia en el sentido de sabiduría, saber, “mater rerum”.

 

23 Estampas forestales. Bosques, montes e ingeniería de Montes